Elecciones 2023: Beltrán se prepara para decidir quién gobernará el Municipio hasta el 2027

Elecciones 2023: Beltrán se prepara para decidir quién gobernará el Municipio hasta el 2027
Compartir en redes sociales

El próximo 16 de abril los rionegrinos irán a las urnas para definir quién conducirá los destinos de la provincia desde el 10 de diciembre de este año hasta el mismo día del 2027. Lo mismo sucederá en algunos municipios, como es el caso de Luis Beltrán. A nivel provincial los encuestadores y analistas políticos tienen casi una coincidencia unánime de que la elección ya está definida y no habría mayores sorpresas, salvo en la pelea por el segundo puesto.

En el caso de Luis Beltrán todo parecía indicar que Robín del Río tendría un camino allanado y sencillo hacia la reelección. Sin embargo, a pocos días del comicio, casi nadie se anima a pronosticar una victoria del actual Intendente.

En la jugada previa, planificada por Weretilneck, Doñate y Sartor en el llamado “Gran Acuerdo Rionegrino”, surgía el inconveniente de que el electorado peronista parecía poco predispuesto a votar al Intendente de Juntos con pasado radical. La “solución” fue permitir la participación de Virginia Fernández Moreno con lista completa para evitar que los peronistas voten a otras expresiones electorales y perjudiquen las chances de Del Río. La impresión es que no serán muchos los peronistas que respondan a esa estrategia. La actual concejal Fernández Moreno no está logrando el objetivo de seducir al tradicional voto peronista y mucho menos capta electores entre la franja de los llamados “independientes”.

La irrupción de Somos Unidad Popular y Social, con la candidatura de Mirta Morales, una trabajadora del Municipio, termina siendo el principal dolor de cabeza para la actual gestión de Gobierno en Beltrán, ya no solo como una pérdida de algún concejal sino con el riesgo de no poder retener la Intendencia. Morales comprobó que amplios sectores de la sociedad beltranense no están siendo escuchados y sus demandas no son satisfechas y fue a intentar capitalizar ese descontento y convertirlos en votos. Si lo logra, el próximo domingo Beltrán podría tener una mujer como Intendenta por primera vez en su historia.

Mientras tanto, Vamos con Todos, con la candidatura de Javier Blanco, se refugia en los votos peronistas que no comulgan con Doñate y sus seguidores. Desde esa pertenencia aspiran a quedarse con un lugar en el Concejo y sobre todo ganarle a la lista de Moreno. En este caso, todo parece reducirse a trasladar la interna peronista a una elección general. Más o menos lo mismo que pretende el sector de Silvia Horne a nivel provincial, ganarle a la colectora de Doñate y forzar la intervención del Partido Justicialista en Río Negro.

Por otro lado, Cambia Río Negro no parece, a simple vista, que pueda sintetizar en respaldos electorales el discurso de cambio que pregona para la localidad, más allá del núcleo duro simpatizante del Pro en Beltrán no logra “llamar la atención” de otros sectores de la sociedad no tan politizados. Poco para una candidatura, la de Pablo Zweedek, que comenzó con altas expectativas y se acerca al 16 de abril habiendo perdido gran parte de ese fervor inicial.

De esta manera, en los últimos días de campaña crece el nerviosismo en los partidos tradicionales, que siguen apelando a la vieja táctica de “asistir a los vecinos” con materiales, colchones y módulos alimentarios. Cuando se cuenten los votos se sabrá que tan efectiva es esa práctica o si los beltranenses aprendieron a “recibir pero no votar” al que sigue haciendo lo mismo que se critica en todas las elecciones.


Compartir en redes sociales